domingo, 4 de agosto de 2013

Sombras.

Camino y siento que hay alguien detrás. Hay alguien observándome de lejos, de cerca, no sé.
Hablo y nadie me escucha (o lo hace para reírse).
 Alguien me extiende la mano. ''Para quitármela en el último momento''.
 Una sombra me sonríe. ''Para que me confíe y luego me haga caer''.
''Te lo prometo'' es la mentira más grande que me han dicho en mi vida.
Y es que uno no puede confiar en nadie demasiado pronto, pero cuando alguien en quien ya confías te falla, ¿cómo saber en quién confiar? ¿cómo saber cuál es el momento en el que uno debe de arriesgarse a agarrar su mano?
''No lo sé, no puedo saberlo''.
Esas personas están un día y al siguiente se van sin dejar rastro.
Y es por eso por lo que yo a todas esas personas las llamo sombras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario