sábado, 3 de agosto de 2013

Capítulo 15. Un comienzo.

-No trates de mentirme Katniss. Porque, dime -se coloca detrás mío y me rodea la cintura con sus brazos- ¿de verdad no quieres que me quede?
Pronto me sentí mareada. Desde el contacto de su piel con la mía, desde que había dicho esas palabras, que por más que quisiera sabía que tenía razón, tenía el pulso acelerado. Me moría porque sus labios rozaran los míos.
No dije nada. Cerré los ojos para calmarme, para que se me pasara el mareo. Y él siguió ahí, quieto, abrazándome.
-Tienes razón. Quiero que te quedes. Pero no entiendo por qué. Desde que llegué no has hecho más que tratarme mal. Y aún así. -Me interrumpí.
-Y aún así deseas con todas tus ganas que este momento no se acabe. -Me dijo él, mirándome de una manera que no sabría describir.
Estuvimos unos segundos más mirándonos fijamente, sin decir nada, simplemente mirándonos. Y luego, ocurrió.
Sus labios estaban en los míos, no era un beso suave sino todo lo contrario. Y me volvió loca.
Antes de separarnos me volvió a besar de nuevo, esta vez de una forma más lenta y cariñosa.
Y caminamos, sin decirnos una sola palabra. Cómo odiaba eso, me hacía sentir importante para él y al momento me trataba como si yo no estuviera allí, como si él estuviera caminando solo.
Sin embargo, agradecí esos minutos de silencio, ya que pude pensar. ''A ver, Jack es un gran chico. Es cariñoso, me quiere, me cuida. Puedo confiar en él al igual que él en mí. Pero Lucas...me vuelve loca. Era más independiente, no podía confiar en él porque aún no le conocía, pero me atraía, me atraía bastante. Su forma de ser es odiosa y a la vez atractiva, aún no sé nada de él más que es perfecto''.
Llegamos a la playa. Entonces, él retomó la conversación que habíamos tenido antes de besarnos.
-Sé que te atraigo. Pero también sé que ya tienes a alguien.
-¿Cómo lo sabes? Es decir, no, no tengo a nadie.
-Se río-. Vamos, se te nota que estás preocupada por algo y ese algo solo puede ser que tengas a alguien ya.
Lo pensé detenidamente. Recordé que tenía un mensaje suyo que aún no había contestado. Eso significa, que no tengo nada con él, si me importara demasiado ya le habría contestado...pero sí, sí que me importaba.
''No, no, Katniss, no estás saliendo con él, no hay nada''.
-Lo hubo. Pero ya no hay nada. -Dije, seria.
-¿Estarías conmigo? -Me preguntó, directamente.
La pregunta me pilló desprevenida y no sabía qué contestar. Sin embargo, creo que contesté bastante bien a su pregunta.
-No te voy a negar que no me atraes. Me atraes muchísimo Lucas. Pero no te conozco, no sé nada de ti, no sé cómo eres ni qué intenciones tienes conmigo. Pero estoy dispuesta a averiguarlo.
-Si estás dispuesta, en todo momento tienes que saber que lo más probable es que yo no sea como el otro chico. Apuesto a que era el típico con el que salías siempre por ahí, el que te decía que te quería a todas horas, seguro que podías confiar en él y viceversa. Pero Katniss, yo no soy así. No confíes en mí, porque puede que te falle. No voy a estar siempre a tu lado porque amo la soledad. Pero eso no quiere decir que te quiera más o menos que él, o que no me importes. Yo no te perteneceré nunca al igual que tú no me pertenecerás. Pero haré todo lo que esté en mis manos por hacerte sonreír, me aseguraré de que estés bien y de que nadie te haga daño. De eso sí que puedes estar segura. Si estás dispuesta a eso, aquí comienza todo...
-...Entre tú y yo.-Le corté.





No hay comentarios:

Publicar un comentario