jueves, 18 de julio de 2013

Capítulo 7. ''Jane...''

Las 04:12 am.
Mis padres están durmiendo, así que voy a mi habitación tratando de no hacer ruido.
Me tiro en la cama y cierro los ojos. Jack me quiere. Y yo a él, creo. Y Jane...Jane también.
''Es solo un chico'' pienso. ''Habrán muchos más, habrán más oportunidades''. ''No merece la pena perder a mi mejor amiga por un chico ''. Pero Jack no era solo un chico . ''No, no, Katniss, olvídate de él. Piensa en Jane''
Me levanto de la cama y decido mandarle un mensaje diciéndole que quiero verla, y que lo siento. Acto seguido saco mi pijama y voy al baño a darme una ducha.
Cuando termino me dirijo de nuevo a mi habitación, y compruebo si Jane me ha contestado. Nada.
''Estará durmiendo''. Y al pensarlo, me doy cuenta de que yo también estoy cansada, estoy derrotada en realidad, pero me pareció más importante preocuparme por Jane. Ahora que había caído que son las cuatro de la madrugada, afirmo con seguridad  que está durmiendo. Entonces, me voy a la cama yo también. ''Vaya cumpleaños. Felices dieciséis, Katniss''.
Las 12:36 pm.
Abro los ojos. Lo primero que hago es encender el móvil. Tengo un mensaje, ''oh Jane, menos mal''. Me dispongo a abrir el mensaje pero entonces me doy cuenta de que ese mensaje no es de Jane. Es de la madre:
''Hola Kat, supongo que a Jane se le ha descargado el móvil, deberíais de haberme avisado que ella se iba a quedar en tu casa a dormir...bueno, cuando os levantéis dile a mi hija que me llame, gracias''.
Mi corazón se acelera. Oh Dios mío. ''Jane, Jane...'' es lo único que suena en mi cabeza. Salgo de mi cama rápidamente y me visto. Bajo las escaleras de mi casa rápidamente, no me doy cuenta de que mis padres están en la sala, o tal vez sí, pero no tengo tiempo para hablar con ellos ahora. ''No sé a dónde voy pero tengo que hacer algo''. Sin embargo mi madre me corta el paso rápidamente, me ve pálida y con los ojos llenos de lágrimas.
-Cariño, cariño ¿qué pasa? -pregunta mi madre asustada también- cálmate, Katniss cielo tienes que calmarte.
-¡No tengo tiempo para calmarme joder! ¡Jane ha desaparecido! Su madre pensaba que dormiría esta noche aquí pero ella se fue a su casa antes que yo anoche y...
-¡Para Kat! Tenemos que llamar a la madre. E ir a comisaría. Cálmate. Por el camino nos lo cuentas todo.
Mi padre coge el coche y nos dirigimos a casa de Jane. Sigo pálida, y me siento extremadamente culpable. ''¿Qué le digo yo ahora a la madre?'' ''¿Dónde está Jane?''
Cuando llegamos la madre nos recibió con una sonrisa, que pronto se esfumó de su cara al comprobar que Jane no estaba allí, con nosotros.
Su madre me mira y ve en mí un rostro cansado, asustado y pálido aún. Pero no es eso lo que le hizo pensar que su hija estaba en peligro, sino la mirada de mis ojos. Ellos fueron quienes le desvelaron todo sin necesidad de una sola palabra.
-Dónde...¿dónde está mi hija?

No hay comentarios:

Publicar un comentario