martes, 30 de julio de 2013

Capítulo 13. Confusa, de nuevo.

Me levanto y abro la ventana. Está todo nublado, algo raro para vivir en un sitio turístico, pero con suerte en un par de horas despejará.
Enciendo el móvil, tengo dos mensajes. Uno de Jane, en el que decía:
Buenos días dormilona, espero que te hayas levantado con una gran sonrisa, porque hoy vas a ver ¡a Lucas! Llámame en cuanto te despiertes, un beso.
Y el otro mensaje...''Oh vaya, es de Jack''.
Hola Katniss. Hace ya varios días que no nos vemos, ni hablamos...Solo quería saber cómo estabas, y si te apetecería vernos un rato, cuando puedas. Bueno...estamos en contacto.
Leí y releí este último mensaje. Hoy me esperaba cualquier cosa que tuviera que ver con Lucas. Que me dejara plantada, que no pudiera ir, que me castigaran...Pero no había pensado en nada relacionado con Jack.
Pensaba contestarle, pero no ahora. Así que decidí llamar a Jane. No quería nada en especial, solo me deseó buena suerte para esta tarde.
Fui al baño y me pesé, como hacía normalmente. Mierda, volví a subir.
No tenía ganas de desayunar, pero sabía que papá y mamá me obligarían así que bajé a la cocina. No obstante solo me tomé una galleta acompañada de un jugo.
-Katniss, come algo más. -Me dijo mi madre.
-Luego.
Subo a mi habitación y me doy una ducha.
Las siguientes horas pasaron lentas, muy lentas. Tenía ganas de ver a Lucas, y no sé por qué, si no nos conocemos. Pero tampoco quería que llegara la hora, puesto que me pongo muy nerviosa y lo más probable es que hiciera el ridículo.
Llegó la hora de almorzar, aunque yo apenas comí. Y lo poco que comí volvió a salir de mi cuerpo así que.
16:00pm.
Abro la puerta del armario y comienzo a desordenar la ropa. ¡¿Qué me pongo?! ''Un vestido...no, muy arreglada, pensará que me importa demasiado. Un pantalón corto...no, no me gustan mucho mis piernas...ya sé. Ya sé. Este leggin azul y esa camisa blanca de botones.
Me doy una ducha, me visto, me plancho el pelo y me pinto, pero no demasiado.
17:28pm.
-¡Kaaaaatniss, baja a merendar!
''Mierda''. Bajo y meriendo. Subo a mi habitación y me siento extraña. Hace tiempo que dejé de hacerlo, prometí no hacerlo más. Pero no puedo contenerme. Una vez más, fallo a mi cuerpo.
Me lavo la boca, me pongo colonia y salgo.
Voy caminando nerviosa, ''¿cómo le saludo?'' ''¿Qué pensará de mí cuando me vea?''
Entonces salgo de mis pensamientos y me doy cuenta. Ya estoy aquí.
''Llegó la hora''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario